Déjate envolver por San Juan del Río
mayo 23, 2016
Viaja al pasado en Jaral de Berrio
junio 6, 2016

El primer paso en la degustación de un vino sucede antes de probarlo, cuando éste es servido en la copa, antes de moverlo, olerlo o degustarlo, sólo basta con mirarlo.

Ver con detenimiento el vino en la copa no sólo es necesario para experimentar las sensaciones visuales del color, también para conocer su edad, frescura y condición. Para ello es necesario sostener la copa de vino frente a un fondo blanco para distinguir las tonalidades fácilmente.

httpss-::leambrosie.files.wordpress.com:2013:07:shutterstock_95841670.jpg

El color del vino es resultado de los distintos procesos por los que atraviesa, desde la cosecha de la uva hasta el añejamiento en barrica. Por ejemplo, tan sólo en lo concerniente a la uva, mientras más largo haya sido el contacto del jugo de la uva con la piel de la misma, más color se importará al vino; o si las uvas fueron peladas antes de exprimirlas, el vino resultante podría no tener color del todo.

https-::jslysw.en.ecplaza.net:3.jpg

De ahí la importancia de elegir correctamente la uva ya que la piel de ésta tiene bastantes características que pueden ser aprovechadas al máximo durante la producción, justo como la piel de naranja que tiene esencia más fuerte que la misma naranja o una manzana que contiene más fibra que pulpa. Es por ello que entre más tiempo tenga la uva con su piel (u hollejo) más características le serán importadas al vino resultante.

https-::www.vinosensis.com:blog:wp-content:uploads:2012:04:shutterstock_72898570.jpg

Cuando se trata de vinos blancos se debe prestar atención a la sombra amarilla, si es clara y brillante o si es amarilla profundo casi asemejándose al color de la paja. Vinos claros y brillantes delatan que tuvieron un contacto mínimo con la piel de la uva y son usualmente dulces y frescos, como lluvia en un día de verano, y significa que estos vinos no han sido madurados en un barril de roble. Al contrario, si el vino es oscuro y profundo es una clara señal de que ha sido madurado en un barril de roble y tendrá un sabor más suave.

httpss-::laexperienciadelvino.files.wordpress.com:2012:07:coloresdelvino.jpg

Cuando se trata de vinos tintos también se debe prestar atención a la sombra roja en la copa. Si ésta tiene una tonalidad clara, e incluso es ligeramente rosada, debería tener un sabor ligero y brillante e incluso podría ser un poco fresco, debido a que alguna vez fue madurado en barrica de roble y encino lo que ayudó a suavizar el vino.

httpss-::static.pexels.com:photos:3044:restaurant-love-romantic-dinner.jpg

A medida que la tonalidad se oscurece, acercándose a tonalidades marrones y púrpuras, el vino tendrá un color más enérgico resultando ideal para alimentos en una cena con ciertos tipos de carne, por ejemplo. Y mientras más profunda sea la sombra, significa que ha pasado bastante tiempo madurándose en barricas de roble.

Couple toasting wine glasses

Una vez identificados los colores del vino es momento de elegir el que acompañará tu próximo evento.

 

¡Disfruta de tu vino en Viñedo San Miguel!